A blog about data, information and IT, by Mario Alberich

Apr 16
2007

Google hasta en la sopa

Partiendo de la base del PageRank (no me voy a meter en los detalles del algoritmo, es un tema muy trillado), Google está creando prácticamente un entorno virtual de trabajo. Un entorno que, al fin y al cabo, no para de suministrarle información. Y eso cada vez lo hace más potente. Es el papel ideal de intermediario: yo te ayudo a cambio de poco, y con las ayuditas que voy dando me ayudo a mí mismo.

No es de sorprender la demanda de Microsoft contra Google por prácticas monopolísticas. Google se acerca en ciertos ámbitos a lo que tiene ahora Microsoft a nivel de sistemas operativos, o lo que tuvo IBM en su momento. Cada uno está en su entorno, y en el fondo eso es un poco la reseña histórica de la informática: Hardware, Software, Internet... Sí, es una historia algo resumida, desde luego.

Sin embargo, Google sabe que depende mucho más de los usuarios que los dos anteriores líderes: Los otros dos dependían de licencias y compras y del concepto financiero del retorno de la inversión. Google, por su lado, se dedica a prestar servicios (en la actualidad, la publicidad es de lejos lo que más les da), el secreto de su éxito está en hacerlo fácil, bien y, más aún, barato. A nivel financiero, ha parecido centrarse más en el flujo de caja que en el ROI, cosa ahora bastante habitual en los negocios con base tecnológica.

Siendo este el presente, ¿qué ha dado Google para llegar hasta aquí? En esencia, creo que dos factores: el que ya comentaba anteriormente, la buena capacidad de intermediación, y después (quizá se puede situar este momento en la fecha de su entrada en bolsa), una buena relación entre Google y sus intermediarios especialmente por el lado del cliente, pero no hay que descartar el lado proveedor).

En el primer aspecto, principalmente cabe comentar un factor: PageRank. Poco más. Y eso es lo sorprendente. Con una formulita tienen la gran mayoría de cuota en el mercado de las búsquedas. Pero sólo es un algoritmo.

El segundo factor es el que yo creo que les ha dado más popularidad. La buena relación con clientes y proveedores. No hablo de los clientes y proveedores en relación al flujo directo de capital, sino al de información. El flujo de la información enriquece a Google.

Por el lado del cliente:

  • El buscador, tanto a nivel de web, como incrustado en navegadores, o con la barra de búsqueda.
  • Las APIs de sus servicios, que deben utilizarse en un espacio visible y público de la web.
  • Herramientas gratuítas e integradas en el entorno web. Gmail y la suite de ofimática, por poner dos casos conocidos.

Por el lado del proveedor:

  • Funcionalidades sencillas para integrar publicidad en sitios, que ayudan a mantener algo el hosting.
  • Herramientas varias para optimizar sitios, que hacen valorar aún más la tarea de intermediación del buscador. Hablo de Google Keywords, Google Analytics...
  • Aportaciones relativamente importantes a la comunidad open-source, como el espacio Google Code o Google Summer of Code. También la liberación del Google Web Toolkit, la base de funcionamiento de Gmail.

Ante esta situación, ¿Quién le dice algo a este gigante? De momento pocos. Yahoo! o Microsoft pueden ser dos de ellos, pero cada vez se oye la voz más lejos.

Pero no hay que olvidarlo: Google pende de un... algoritmo. Mientras se mantenga como el gran intermediario, nosotros somos sus clientes... y proveedores.

Después se puede hablar de la capacidad de proceso que tiene su Googlebot, pero en definitiva... un algoritmo. Un sistema ágil que sólo indexa el 10% de lo que está disponible públicamente en Internet. El 90% restante es la internet invisible, y no está en el índice del buscador.

Creo que la debilidad de Google está en lo que, en tono de humor, comentan en Google Blogoscoped: sería capaz Google de comprar Internet? ¿Por qué será que, a pesar de lo inabordable de la propuesta, no suena a una mala estrategia por su parte? Pues porque a pesar de entrar en el mundo de la publicidad de la televisión por cable, su entorno es Internet.

Y dentro de su entorno, su fuerza y su talón de Aquiles es el PageRank. Las páginas son relativamente fáciles de ofuscar para un buscador, si no se quiere indexar. Ni siquiera saltándose la directiva robots.txt. Al fin y al cabo, el poder sigue estando en el lado del usuario, y esperemos que eso no cambie.

Por eso, una alternativa a Google Analytics siempre será un programa de estadísticas del servidor, mientras que un sucedáneo de Gmail siempre será un buen cliente de correo. ¿Más cómodo? Sí, desde luego. Más cómodo para todos, al menos por ahora.

Al fin y al cabo, Google ya debe saber qué hacer para ser un buen/mal intermediario.

 

Tags

gestión documental 10     Recuperación información 11     Linux 7     Usabilidad 5     open source 3     Tagging 12     lógica borrosa 2     fuentes de información 12     Google 6     off-topic 6     spam 2     grafos 6     Web social 11     modelización 12     Productividad 11     buscadores 2     utilidades 17     Profesionales 9     SEO 5     estándares 3     veracidad 3     relevancia 2     lingüística 2     PLN 2     lenguajes documentales 2     apis-mashups 3     reseñas 7     Flash 7     Gráficos estadísticos 13     Publicidad 3     Innovación 5     muestreo estadístico 9     PHP 14     internet 2     testeo 12     desarrollo 3     visualizacion 36     javascript 16     datos abiertos 9     elecciones 2     simulación 5     html5 7     phing 9     ssh 2     seguridad 3     indicadores 2     demografía 3     media 2     algoritmos 7     shell 4     mysql 2     backup 2     big data 6     twitter 2     d3js 11     revealjs 2     metodología 6     data-journalism 6     smartcities 2     NYT 2     privacidad 3     benchmarking 4     recopilaciones 21     magento 5     formacion 2     github 2     HHVM 3     psicología 2     angularjs 3     grep 2     nodejs 5     promises 2     mapreduce 3     crossfilter 2     exploración de datos 2     machine learning 2    

© 2007 and beyond Mario Alberich, licensed under CC-BY-SA unless stated otherwise.